La boda perfecta

 


La boda perfecta

Los invitados comenzaban a llegar, cada uno iba ocupando su puesto, todo estaba debidamente organizado para que la entrada de la novia fuese espectacular.

Ella miraba por la ventana que daba al jardín donde se celebraría la ceremonia, el aire le hacía llegar el aroma de las flores frescas. Bajo el arco blanco y verde, el sacerdote disponía en orden de todo lo necesario.

En los primeros bancos, la familia directa. Unos doscientos invitados, todos ellos conocidos, amigos, algunos compañeros de sus trabajos con los que seguían teniendo relación, se reunían para arropar a la pareja que ya iba siendo hora que pasasen por el altar.

Él, en una habitación contigua a la de la novia, intentaba ponerse la corbata, sus manos temblaban, se sentó y cogió aire, realmente estaba abrumado por toda aquella fiesta, desconcertado por la cantidad de gente que había acudido.

Al momento le vino a su mente la imagen de la mujer a la que esperaría en el fabuloso altar. Estaba enamorado, loco por ella, la amaba más que a su propia vida, y allí estaba dispuesto a todo, ofreciéndole el regalo que tanto deseaba, lo que siempre quiso, aunque tarde, tendría la boda perfecta.

Por un momento notó su aroma, aquel perfume que llevaba años usando y que le daba ese aire de ser única en el universo. No podía imaginar un día sin ella, sin estar a su lado, no entraba en su cabeza la posibilidad de dejar de amarla, porque su corazón estaba agarrado de tal forma que nada ni nadie lo podría soltar.

Al tiempo que sus manos dejaban de temblar, anudó correctamente la corbata y pensó en el día que la había conocido, un día que quedaría señalado en el cosmos, en las estrellas y en su memoria. Corría detrás del sombrero que volaba con el viento, era encantadora, con aquel gesto de desesperación, pues cada vez que parecía llegar, el aire jugaba con ella y arrastraba el sombrero varios metros más.

Cuando se lo entregó y se miraron, el mundo se paralizó, aquellos ojos dejaban ver el alma, permitían bañarse en aquel azul transparente, de inmediato supo que existía eso que llamaban amor, y desde ese momento fueron el uno para el otro. Se creó ese orden universal que formaba el conjunto perfecto.

Bajó las escaleras que le llevaban al jardín, la madrina lo esperaba para acompañarlo, una sonrisa se dibujó en su boca, estaba emocionado, contento, satisfecho, alegre y sobre todo enamorado.

Ella le vio de pie bajo el arco y buscó a su padrino, recorrió el pasillo de varios metros entre la multitud que la miraban expectantes, por lo bella que lucía.

Se dieron el sí quiero, acompañados de sus cuatro hijos, nueve nietos y un biznieto.

La vida se acortaba y él haría cualquier cosa por ella.

La boda perfecta



Comentarios

  1. Muy lindo, bellas descripciones y un gran mensaje: Nunca es tarde... Saludos...

    ResponderEliminar
  2. Uy que tierno. Me gusto el relato mientras esten juntos todo es perfecto. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  3. Qué lindo, qué ternura! Genera esperanza. Abrazos Mar, FELIZ CUMPLEAÑOS!!!

    ResponderEliminar
  4. Precioso relato, cuánta delicadeza descriptiva. Y el final es una sorpresa, que aún enriquece más la historia. Me ha encantado! Un fuerte abrazo, Mar! Y feliz cumpleaños!!!

    ResponderEliminar
  5. love to read your descriptions.... wonderful story.
    have a great day

    ResponderEliminar
  6. Una pareja práctica, pues conviene casarse para según qué tributos y ayudas Estatales sean más baratas.

    ResponderEliminar
  7. Linda história, amo ler você!
    Obrigada pela partilha.

    Boa semana
    Beijinhos

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Por favor, que historia más bella.
    Creo que todos soñamos con ella. Llegar a esa edad en la que los hijos, nietos y porque no, biznietos puedan ser testimonios del amor tan profundo que se siente por ese compañero de viaje.
    Confieso que en un principio pensaba que eran dos jóvenes los que se casaban, después de leerte, con más razón entiendo el título del relato.
    Que envidia....
    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Adoro estos relatos que te dejan con una sonrisa, qué romántico, siempre tus relatos nos dejan ganas de más, qué maravilla, preciosa historia!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS