La última pastilla de jabón

  La última pastilla de jabón Se desnudaba y observaba el jabonero, ya quedaba muy poco jabón, seguramente no le llegaría para completar una ducha. Abrió el agua caliente y la reguló hasta conseguir la temperatura ideal. Entró y cerró las puertas correderas, se metió bajo el agua y dejó que se deslizase por su cabeza y por su piel. Abrió los ojos para volver a mirar el jabón, le echó la mano y notó como se deshacía.  Mientras se enjabonaba intentando que le llegase para todo el cuerpo, pensaba que era hora de acabar con todo aquel dolor, habían sido días terribles, horas eternas, lágrimas encadenadas al tiempo que el corazón se encogía de dolor. Junto con el agua se deshacía el último regalo que su amado le había traído del viaje que lo cambió todo. Cuando la recibió creyó que era otro tipo de regalo, pues venía en una caja cuadrada con un lazo y bonito papel. Su olor a lavanda le recordaba las noches al lado del amor de su vida, a su mente le llegaron sensaciones de las caricias,

Tenía que decirlo

 

Tenía que decirlo

Desde hacía algún tiempo se daba cuenta de que el hombre en lugar de avanzar retrocedía de tal forma que la asustaba, ya no le quedaba ninguna duda de que no nos merecíamos considerarnos personas, tenía presente acciones y hechos mucho más sensibles en animales.

Estaba claro que acabaríamos por extinguirnos y pensaba que era un hecho que buscábamos desesperadamente dada la falta de empatía, de humanidad y amor sincero. Era una contradicción el avance del tiempo con el retroceso del individuo el cual intentaba adaptarse pensando que todo se conseguía sin esfuerzo, sin trabajo de equipo, pasando por encima de quien fuese, aplastando al que luchaba con sinceridad y buena voluntad.

Por lo ocurrido con su persona había llegado a la conclusión que éramos la especie más contradictoria que pudiera existir, comprobando que si te lo daban no valía nada y si te lo quitaban llorabas, para ello existe un refrán que lo dice todo “ni comes ni dejas comer”, con la única intención de que todo se tiene que regir por insultos, por el desprecio hacia el vecino, por la hipocresía y esto no se puede negar cada vez somos más hipócritas hasta con nosotros mismos.

Recordaba sus inicios en donde comenzaba a crear el proyecto de sus sueños, nunca pudo imaginar todas las criticas poco constructivas recibidas, los insultos, la falta de respeto y lo más terrible de todo el dicterio hacía su físico, a su forma de vestir, a su peinado, a su aspecto en general, una gran mayoría se dedicaban a la labor de desprestigiar el trabajo para el que se estaba preparando. Ahora después de años de una dura labor que le llevó a una fama bien merecida, aquellas mismas personas alababan su trabajo e incluso se volvieron fervientes seguidores, no queda otra que pensar cuál era el motivo: ¿La fama?, por lo que llegó a preguntarse ¿si antes no te gustaba que ha cambiado?, continuo con mi mismo trabajo, el mismo aspecto físico. Llegando a la conclusión de la falsedad de la mayor parte del mundo, mientras no eres nadie no vales nada.

¿Quién se cree tan inteligente y superior para decir que es más que aquel o que aquel otro?, si al fin y al cabo todos somos iguales con los mismos derechos, las mimas obligaciones, cada uno tiene su talento, para eso existe la variedad para compartir lo que tú sabes y aprender de aquel que te puede enseñar lo que no conoces.


Tenía que decirlo


Comentarios

  1. ¡La vida! O... Los vivos. Si estás arriba, tiran a matar. Cierto, cada vez somos más... Gracias Mar! Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  2. El humano es envidioso y ruin. Por eso conviene, cuando es necesario, no callarse nada y vomitarlo todo.

    ResponderEliminar
  3. Los seres humanos somos egoístas y egocéntricos. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    olé, suscribo cada una de las palabras de este post. En serio.
    Creo que te he comentado en otras ocasiones, y me sabe mal repetirme, que la raza humana ha creado una sociedad tan sumamente podrida, que para mí, hemos pasado a ser los supuestamente seres racionales, a ser simplemente unos parásitos, y lo peor de todo, que no solo nos preocupamos de nosotros, sino que disfrutamos pisoteando a los demás.
    Com dice el dicho, cuanto más conozco a los humanos, más quiero a mi perro.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Pues nadie es mejor que nadie, ni superior. Las circunstancias de cada uno te pueden dar un lugar en la sociedad o en el mundo, pero nadie debe sentirse pirque no lo es superior o mejor que otro ser.
    Más que nunca felicidades por tus palabras

    ResponderEliminar
  6. Wow, cada uno de los microrelatos que cuentas son cada palabra de la entrada. La gente es una locura y mas con la sociedad que tenemos hoy en día, que envenena todo, aunque siempre hay excepciones. Muy grande tus palabras y a ver si de esta manera podemos evolucionar. Genial el post. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  7. Me encanto!... cierto, nos hemos olvidado de vivir, por sobrevivir ... Comparándonos, luchando unos con los otros... si tan solo nos miráramos desde la igualdad, podríamos ver que todos tenemos un rol en la vida, y que la de nosotros es disfrutarla y vivirla dando amor para alimentar esa alma que espera volteemos hacia ella...

    ResponderEliminar
  8. Hay algunos que se rigen por esa frase que dices de si no eres nadie no vales nada. Hay que huir corriendo de ese tipo de personas o pagar con la misma moneda...mejor dicho, con indiferencia, que fastidia más,bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.