La última pastilla de jabón

  La última pastilla de jabón Se desnudaba y observaba el jabonero, ya quedaba muy poco jabón, seguramente no le llegaría para completar una ducha. Abrió el agua caliente y la reguló hasta conseguir la temperatura ideal. Entró y cerró las puertas correderas, se metió bajo el agua y dejó que se deslizase por su cabeza y por su piel. Abrió los ojos para volver a mirar el jabón, le echó la mano y notó como se deshacía.  Mientras se enjabonaba intentando que le llegase para todo el cuerpo, pensaba que era hora de acabar con todo aquel dolor, habían sido días terribles, horas eternas, lágrimas encadenadas al tiempo que el corazón se encogía de dolor. Junto con el agua se deshacía el último regalo que su amado le había traído del viaje que lo cambió todo. Cuando la recibió creyó que era otro tipo de regalo, pues venía en una caja cuadrada con un lazo y bonito papel. Su olor a lavanda le recordaba las noches al lado del amor de su vida, a su mente le llegaron sensaciones de las caricias,

La maleta

 

La maleta

Al alba pagó la factura del hotel donde durante una semana había pernoctado, el asunto no saliera como días antes aparecía en su imaginación, los negocios eran así, unas veces provechosos y otras terminaban en la negra ruina. Caminaba despacio con su maleta bajo el brazo, una reliquia heredada de su abuelo, la cremallera no cerraba bien, el cuero desgastado se deshacía en hilos que colgaban como flecos de distintos tamaños.

El andén estaba abarrotado, tropezaba con unos y con otros apretando fuertemente su mayor tesoro que en aquel momento deseaba conservar hasta llegar a casa.

Varias personas se le quedaban mirando asombradas, murmurando e incluso se escuchó un pequeño grito de terror, señalaban el pelo rubio que salía por la cremallera de aquella vieja maleta. Una mujer de avanzada edad levantó su bastón hasta la altura de la cara del hombre que asustado la miró con recelo, a lo que ella sintiéndose amenazada continúo caminando para dirigirse al revisor que cortaba billetes en una de las puertas del tren.

El funcionario levantó su visera, incrédulo de lo que la señora le contaba apuró a sacar de su funda el walkie. Su superior le instó a detener al sujeto hasta que llegase la guardia civil.

Un remolino de gente descontrolada acorraló al hombre de la maleta al tiempo que le gritaban: ¡asesino, criminal!, y algunos otros insultos que hubiesen puesto colorado hasta al más rudo de los hombres.

La anciana del bastón le pegó tan fuerte en un lado de la cabeza que le hizo desplomarse mientras dejaba caer su bien más preciado, la cual se abrió esparciendo todas sus prendas, algunas sin lavar y otras todavía dobladas. Una preciosa muñeca con vestido y zapatitos rosa caía a la vía del tren, el lazo que llevaba en el pelo se quedó mezclado con la ropa que la jauría pisaba sin control.

El hombre agarró la muñeca intentando limpiarla al grito de: ¡animales, era un regalo para mi pequeña hija, animales!

La muchedumbre se fue apartando dejándolo solo abrazando al regalo que con tanto cariño había comprado dos días antes de la partida. Nadie lo ayudó, cada uno continuó con su camino como si allí no hubiese pasado nada.

Arrodillado pensaba qué fácil era juzgar aprovechándose de la multitud para sacar los demonios del alma.

No juzgues sin saber, no te aproveches de lo que hacen otros para sacar el odio y el veneno que llevas dentro.


La maleta






Comentarios

  1. ¡Hola!
    Si es que.. qué fácil nos es a todos juzgar con la rapidez de un rayo sin haber contrastado nada e incluso basándonos solo con lo que los ojos nos muestran o queremos ver.
    La verdad es que me ha resultado un relato a priori un poco misterioso, porque estaba haciendo mis cábalas de lo que ese pelo podía significar... Pero al descubrir todo, me ha invadido una compasión por ese hombre inmensa..
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Genial fragmento hay que ser empatico . Te mando un beso

    ResponderEliminar
  3. En verdad que qué sencillo nos resulta juzgar sin más. Y después, permanecer indiferentes ante lo que para el otro significa algo muy importante.
    De cualquier manera, sí sonaba un poco misterioso. Doble lección entonces: no juzgar! Besos amiga!

    ResponderEliminar
  4. Que rico! seu blog é maravilhoso, amo tudo!
    Voltarei mais vezes. Já fiquei por cá.

    Beijos e boa noite!

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante tu relato.
    Lamentablemente el ser "humano"?? es rápido para juzga sin tener capacidad para observar su propio proceder y tambien es caracteristico el comportamiento cobarde cuando se manifiesta de manera colectiva..animandose a hacer o decir cosas que quizás , si estuvieso solo no haria. Me gustó mucho. Te dejo un abrazo grande y feliz noche. Gracias por tu paso y huella en mis espacios.

    ResponderEliminar
  6. Al final ver tantas series y pelis hace que sospechemos de cualquier cosa y no se nos ocurra pensar en algo más lógico. Mira que me lo imaginaba como representante de una firma de pelucas y no que fuera una muñeca, bss!

    ResponderEliminar
  7. Describes todo tan bien... que cada vez que te leo mi mente viaja por las palabras y puedo trasladarme a la escena, me encanta todo lo que escribes y te felicito porque me parece muy complicado conseguir ese efecto en lector. :)

    ResponderEliminar
  8. simplemente...me encanta! tienes ese don de ponernos a vivir las historias que nos cuentas. El mensaje de esta mini escena es única... estoy de acuerdo que no debemos juzgar a nadie ni a nada... besos!

    ResponderEliminar
  9. A veces asusta lo que puede causar una muchefumbre enfurecida o embrutecida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.